“El langostino podría generar más trabajo si fuera competitivo”

Publicado por CAPeCA
Categoría:
Tras un año complicado en el mercado, el director ejecutivo de Newsan Food habló con este medio sobre las dificultades que enfrenta el langostino argentino salvaje y natural para competir con el vannamei. Asegura que la ecuación económica no cierra y puede afectar el trabajo en tierra.
Revista Puerto - Miguel Glickman - Director ejecutivo de Newsan - 02
Miguel Glikman es el director de Newsan Food, la mayor exportadora de pescado de la Argentina. Como actor activo en el mercado del langostino formuló su balance de 2019 y hablamos sobre los desafíos que se presentan para este año. El crecimiento del langostino de cultivo de Ecuador generó un cimbronazo en China que arrastró el precio del crustáceo salvaje y natural argentino al piso más bajo de su historia, además de causar una baja en la demanda. Ahora las ventas mejoraron pero los precios siguen a la baja: el L1 congelado a bordo cotiza en 5,20 dólares por kilo y el de Rawson en 4,90; y en ese contexto la actual coyuntura económica local y las proyecciones de crecimiento del vannamei para 2020, presentan un futuro cargado de desafíos que requerirán el trabajo conjunto de todos los actores, según analiza nuestro entrevistado.

REVISTA PUERTO: ¿Qué balance puede hacerse de 2019 para el sector langostinero de la Argentina en los mercados internacionales?

MIGUEL GLIKMAN: Fue un año muy complicado por el factor comercial que afectó los precios de venta en gran forma, una caída del orden del 20 por ciento, en promedio, sumada al impacto del año completo de retenciones, respecto de 2018; y finalizando con el incremento de estas últimas de cara al año 2020.

RP: ¿Qué lugar ocupa China en las ventas del sector? ¿Se puede competir allí con el vannamei de India y Ecuador?

MG: China es muy relevante. Es nuestro segundo mercado luego de España en el total, y el primero en colas procesadas en tierra. Es el mercado que permitió sostener precios absorbiendo gran parte del incremento de captura de la Argentina, pero esto llegó a un tope en 2018. Nuestro país no puede competir con un langostino de cultivo que puede incrementar su cosecha en forma exponencial.  Solamente en 2019 se dice que el vannamei aumentó un 30 % su producción. Debería tratar de diferenciarse por su naturaleza salvaje.

RP: ¿Falta trabajo de marketing de las empresas para posicionar el langostino por su carácter de salvaje?

MG: Se ha realizado mucho en los últimos años, con presencia en ferias, degustaciones, misiones comerciales. Pero la situación económica de consumo en los mercados destinatarios tampoco está muy positiva y entonces muchas veces se opta por elegir el menor precio, más allá del marketing.

RP: ¿Tiene posibilidad la Argentina de reducir los aranceles de ingreso a China y España?

MG: Los aranceles a China ya han disminuido y se acaba de publicar la prórroga de dicha baja por otro año. Lo de España ya está previsto en el tratado Mercosur-UE, pero faltan procesos para su puesta en ejecución; además prevé algunas especies con baja inmediata, pero otras, como el langostino, en forma paulatina.

 RP: ¿En la actual coyuntura peligran las fuentes de trabajo en tierra?

MG: En el caso del langostino procesado en tierra no ha habido pérdida de empleos, sino todo lo contrario hasta el momento; pero luego de que finalice  esta temporada en Rawson, considero que las empresas evaluarán seriamente si continúan con estos planteles de trabajo, ya que la ecuación económica claramente no cierra.

RP: ¿Qué debería activarse o desactivarse para producir langostino con mayor valor agregado? ¿Se puede exportar otra cosa que no sea colita en bloque?

MG: Se podrían generar aún más puestos de trabajo, si fuera competitivo agregarle valor al producto (en lugar de mayores costos). Pero para eso sería necesario un gran acuerdo con participación gremial, empresaria y estatal, la Nación y provincias involucradas, y trabajar en modelos que resultaron exitosos como Vaca Muerta, o Toyota en la industria automotriz. El potencial está, pero con las condiciones actuales será inviable, por más que solo el Estado mueva unos puntos de reintegros o derechos de exportación. Por ejemplo, el decreto de doble indemnización no incentiva a mayores contrataciones de personal. Los convenios colectivos de trabajo actuales, y el nivel de conflictividad potencial, tampoco. Solo hay que ver los paros por tiempo indeterminado decretados en los últimos dos años en diferentes flotas pesqueras.

RP: Ecuador planea fortalecerse en Europa y en los Estados Unidos, a la luz de los resultados que tuvo en 2019. ¿Es algo por lo que deba preocuparse el sector?

MG: Por supuesto, afectará aún más la ecuación del negocio en la medida en que siga arrastrando para abajo los precios, dado que siempre existe una correlación de precios entre un producto y el otro.

RP: ¿En qué situación está el ingreso del langostino a Brasil?  ¿Ayudaría a cambiar la ecuación contar con ese mercado?

MG: Ayudaría mucho, pero no vemos voluntad política de Brasil de permitir el acceso de nuestro producto a su mercado. Hoy estaríamos habilitados desde lo legal, pero lo trabaron no diseñando un formulario sanitario que permite su ingreso. El tema se resuelve a nivel político, en mi opinión, y las autoridades actuales deberán colocarlo nuevamente en la agenda de temas pesqueros con Brasil.

RP: Tanto desde el punto de vista biológico como de mercado ¿le preocupa que se sostenga la política de los últimos cuatro años, de ingreso constante de nuevos barcos al caladero?

MG: Nos parece que hubo una avalancha en un momento de rentabilidad del negocio, que ya el año pasado desapareció. Hay proyectos ya aprobados que generarán algún incremento de esfuerzo por inercia, pero no vemos a las autoridades haciendo redistribución de esfuerzos entre distintas pesquerías, porque la situación comercial (no la biológica), ya no lo permitiría.

Desde lo biológico, según algunos datos preliminares de la última campaña, podemos estar bastante tranquilos desde la sustentabilidad del recurso; y el hecho de que en la historia nunca se haya pescado tan poco L3 o talla menor, también creemos que ayudó de cara al futuro.

Fuente Revista Puerto

CAPeCA WhatsApp Chat
Enviar a través de WhatsApp